miércoles, 5 de noviembre de 2008

Madres de Plaza de Mayo



Las Madres de Plaza de Mayo es una asociación formada durante el último gobierno militar de la República Argentina con el fin de recuperar con vida a los detenidos desaparecidos, inicialmente, y luego establecer quiénes fueron los responsables de los actos de lesa humanidad y promover su enjuiciamiento. Posteriormente tratan de continuar lo que ellas entienden como la lucha que intentaron llevar a cabo sus hijos, mediante la ONG Asociación Madres de Plaza de Mayo, con su Radio, Universidad, Café literario, Plan de vivienda social, Guardería infantil y Programa de televisión.
Las Madres de Plaza de Mayo se encuentran divididas en dos grupos, el grupo mayoritario presidido por
Hebe de Bonafini y denominado Madres de Plaza de Mayo, y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, presidido por Marta Ocampo de Vásquez.




Diferencias con Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora


Las diferencias de la separación fueron políticas, con críticas a la conducción de
Hebe de Bonafini sobre la Asociación por supuesta falta de democracia interna y personalismo. Las otras madres en cambio acusaron a Linea fundadora de pertenecer al partido político oficialista y sus aliados, y de apoyar al presidente argentino de ese momento, Raúl Alfonsín.
Por otra parte la agrupación Madres de Plaza de Mayo no acepta la reparación histórica monetaria, porque no reconoce la muerte de los
detenidos-desaparecidos.
Línea Fundadora representa a las madres y familiares que recibieron las reparaciones establecidas por la Ley 24.411 (que incluyó una indemnización económica rechazada por la otra agrupación de las Madres) y aceptan la Ley 24.231 que crea la figura del
detenido-desaparecido, Así como sobre la necesidad de preservar la memoria y tener en vista perspectivas históricas.
También ofrecieron la reparación económica, doscientos cincuenta mil dólares por cada desaparecido. El que tiene tres o cuatro como alguna de nosotras... millonarias, sin hijos, sin justicia, pero millonarias. Dijimos ¡no! ¡La vida de un joven no puede tener precio, y menos la de un revolucionario! ¡Jamás vamos a aceptar la reparación económica! Hebe de BonafinHistoria de la organización


Historia de la organización
Desaparecidos
Artículo principal:
Desaparecidos por la dictadura argentina

Las Madres de Plaza de Mayo representadas en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires
Los hijos de las Madres desaparecieron durante el
Proceso de Reorganización Nacional entre 1976 y 1983 (entregaron el poder a Raúl Alfonsín el 10 de diciembre de 1983).
La cifra de personas detenidas desaparecidas se estima en 30.000. Es el número que obtuvieron los organismos de derechos humanos a partir de las denuncias y la estimación de casos no denunciados. Según el libro
Nunca Más, informe de la Comisión Nacional de Desaparecidos, las víctimas del terrorismo de Estado fueron 9000 personas, por que solo cuentan los denunciados hasta 1983.
Inicios
El comienzo del reclamo nació como una iniciativa de madres de detenidos y desaparecidos el
30 de abril de 1977 en Buenos Aires. Su objetivo inicial era poder tener una audiencia con el Presidente de facto argentino Jorge Rafael Videla. Para ello se reunieron en la Plaza de Mayo y efectuaron una manifestación pública pacífica pidiendo saber el paradero de sus hijos. La elección de la Plaza de Mayo se debe a que está situada frente a la Casa Rosada, sede de la Presidencia y lugar donde tradicionalmente se han efectuado manifestaciones políticas.
La idea surgió mientras el grupo inicial de madres estaba esperando que las atendiera el secretario del Vicario Castrense. Una de ellas,
Azucena Villaflor de Devincenti, propuso entonces:
"Individualmente no vamos a conseguir nada. ¿Por qué no vamos todas a la Plaza de Mayo? Cuando vea que somos muchas, Videla tendrá que recibirnos."
Ese mismo día, 14 madres iniciaron una jornada a la cual, con el paso del tiempo, se acercarían otras madres afectadas. Desde entonces, todos los jueves repetirían una caminata (originada cuando las fuerzas de seguridad les exigieron "circular" por causa del
estado de sitio) alrededor de la pirámide central de la plaza.
Entre aquellas primeras Madres estuvieron:
Azucena Villaflor de Devincenti, Berta Braverman, Haydée García Buelas, María Adela Gard de Antokoletz, Julia Gard, María Mercedes Gard y Cándida Gard (4 hermanas), Delicia González, Pepa Noia, Mirta Baravalle, Kety Neuhaus, Raquel Arcushin, Sra. De Caimi y una joven que no dio su nombre. Al viernes siguiente aparecieron más madres, entre ellas Hebe de Bonafini, de la ciudad de La Plata. La presencia de las madres en la Plaza era conocida por comentarios de boca en boca, puesto que así como no existían los "desaparecidos" para la prensa, tampoco existían las Madres. Al tercer día se cambió el viernes por el jueves. Acordaron que fueran los jueves de 15:30 a 16:00 hs. de la tarde por ser un día y una hora en la que transitaba mucha gente por la Plaza, ellas permanecían en grupo y de pie sin caminar. Fueron los policías que custodiaban la plaza quienes les indicaron que marcharan de a dos porque como el país estaba bajo Estado de Sitio estaban prohibidos los grupos de tres o más personas. Comenzaron las marchas alrededor de la pirámide de Mayo, símbolo de la Libertad, que continúan aún hoy. Para reconocerse, comenzaron a usar un pañuelo blanco en la cabeza hecho en un principio con tela de los pañales que se usan para bebés, representando así a los hijos. Ese pañuelo se convirtió en su símbolo. Las Madres intentaron dar a conocer sus dramas y así participaron de marchas religiosas numerosas y populares en las cuales era conveniente que pudieran reconocerse.




Primeras madres desaparecidas
Artículo principal:
Esther Ballestrino
Artículo principal: Azucena Villaflor de Vicenti
Artículo principal: María Ponce de Bianco
Entre el jueves 8 de diciembre y el sábado 10 de diciembre de 1977 un grupo de militares bajo el mando de Alfredo Astiz secuestró a un grupo de 12 personas vinculadas a la Madres de Plaza de Mayo . Al secuestrarse a las primeras dos madres, Hebe de Bonafini opinó ante Azucena Villaflor, una de las fundadoras de la organización, la necesidad de suspender la solicitada en el diario que iba a publicarse, hasta que se encontraran a las madres. Villaflor se opuso, expresando que a ellas las buscarían, pero mientras tanto no habría quién buscara a los hijos. Finalmente al día siguiente fue secuestrada en la esquina de su casa en Avellaneda por el Grupo de Tareas 3.3.2 de la Escuela de Mecánica de la Armada. Volvía de comprar el diario donde las Madres habían publicado su primer solicitada.
"la desaparición de
Azucena, de Mary y de Esther, casi nos hizo tambalear a este grupo que recién se armaba. Lo hicieron para liquidarnos, ellos no pensaron que nosotras íbamos a seguir. De esas Madres lo que hay que saber es que se llevaron las tres mejores Madres que teníamos, porque nosotras veníamos todas de no saber nada, (...) Azucena venía de una familia peronista muy combativa, que ya había vivido mucha presión la familia Villaflor, ella ya había sido sindicalista, trabajaba en una compañía de telefonía y era del sindicato; Mary Ponce trabajaba en la base de la Iglesia del Tercer Mundo y Esther Balestrino de Careaga era una bioquímica que venía huyendo de Paraguay, ella vino y nos dijo que se llamaba Teresa (...) ella era una mujer super inteligente. Ella siempre me enseñaba muchas cosas, me decía “mirá Hebe, cuando vos vas a una reunión y hay uno con un micrófono, te tenés que dar cuenta que ese es el que va a dirigir la reunión y la va a mandar, porque el micrófono le da el poder, pero vos sabés qué tenés que hacer, aunque sea pararte arriba de una mesa, pero no lo dejes porque vos tenés fuerza para eso” y un día yo la vi a ella en una reunión en Familiares parada arriba de una silla discutiéndole a Cata Guagnini, por el tema del micrófono.[tiempo después] apareció la hija y ella siguió con las Madres. Nosotras le decíamos que teníamos miedo, porque le decíamos que “si apareció tu hija, ahora qué va a pasar”, pero le había quedado el yerno desaparecido. Ella tenía un convencimiento político impresionante: conocía todo, sabía de todo, te explicaba todo."


El grupo completo secuestrado estaba integrado por Azucena Villaflor de Vicenti,
Esther Ballestrino de Careaga, María Ponce de Bianco (las tres fundadoras de Madres de Plaza de Mayo), las monjas Alice Domon y Léonie Duquet, y siete activistas de derechos humanos.
Repercusión internacional
A pesar de este hecho, las madres continuaron la lucha, hasta hacerse reconocibles durante la realización del
Mundial de Fútbol de 1978 en Argentina, cuando periodistas internacionales empezaron a entrevistarlas y dieron a conocer su movimiento.Según Hebe de Bonafini:
"Para mí, una de las cosas más importantes es que Holanda haya pasado en vez del mundial (Argentina ’78) la marcha de las Madres, porque era jueves y ahí nos conoció el mundo. Yo creo que eso fue un cimbronazo muy grande para las Madres porque inmediatamente las mujeres de Holanda nos escribieron y nos dijeron “estamos a su disposición”, y ellas juntaron el dinero para que tengamos la primer casa, porque si no tan desboladas y tan desarmadas como estábamos yendo a las iglesias que nos pateaban o yendo a un confitería de la que nos teníamos que ir temprano porque si no nos llevaban presas, no sé si hubiéramos podido durar porque estuvimos tres años sin tener dónde reunirnos"
[1]
Entre los años 1978-1979 Las Madres comienzan a salir al exterior para hacer conocer el drama de los desaparecidos y solicitar que se aislara a la Dictadura Argentina, primero a Europa y luego a EEUU Fueron escuchada e invitadas. Amnesty International patrocinó un viaje en 1979 que abarcó 9 países para exponer ante gobernantes de Europa y los Estados Unidos la situación real en la República Argentina.
También para nosotras nos marcó muchísimo el primer viaje que hicimos, animarnos a salir a Europa cuando nadie salía.Yo pienso también que cuando se fueron formando los grupos de solidaridad fueron todos lazos de contención muy fuerte para las Madres, tal vez la gente no se dio cuenta, el Frente de Apoyo a las Madres y los grupos de apoyo en distintas partes de Europa.
[2]
En 1980 empieza a crearse por las madres la idea de que aún si los desaparecidos estuvieran muertos, se seguirá buscando el esclarecimiento como si siguieran vivos, porque el delito es constante hasta que no aparezca el cuerpo, concepto que despues evolucionaria en la idea de que la victimas que no están, no son solo las que fueron eliminadas por la dictadura, sino que ellas representan a todos los qque lucharon contra el poder.
En
1980, Emilio Mignone y Adolfo Pérez Esquivel, con la convicción de que Los desaparecidos "estaban todos muertos", salieron al mundo a decir que ya no había más nada que hacer, que en 1979, cuando vino la Comisión de Derechos Humanos, se había hecho el "blanqueo" de los campos de concentración. Nosotras estábamos en Suecia, y empezamos a decir "no podemos bancar que los civiles, que el Premio Nobel, digan que están ‘todos muertos’. ¡De ninguna manera, tenemos que sacar una declaración, nadie nos dijo qué pasó con ellos, no podemos aceptar la muerte de nuestros hijos". Y el 5 de diciembre de 1980 sacamos la famosa frase, de cuestionamiento a un sistema perverso: "Aparición con vida", porque no hemos de dejar morir a nuestros hijos, "Aparición con vida" en cada lugar donde un hombre o una mujer pelean y luchan y levantan un fusil para defenderse, ahí están ellos ¡"Aparición con vida"! ¡De verdad, no es una utopía ni una locura!
Fin de la Dictadura
Cuando comenzaron a reunirse eran un grupo pequeño de Madres. Posteriormente creció hasta ser habitualmente de 300 a 400 Madres los jueves en la plaza, incorporándose los padres, hermanos, esposas, hijos, nietos de los desaparecidos y fueron formándose grupos de Madres en el interior del país. En 1980 adquieren una sede social, dejando atrás las reuniones en sus casas particulares, gracias a una donación de SAAM (Asociación Holandesa de Mujeres que se había constituido para ayudarlas).

tal vez la que marcó fue lo que te digo ahora, que las mujeres holandesas se comunicaran con nosotras ni bien nos vieron dar vueltas, esa vuelta que nadie conocía y ya tenía más de un año.
[3]
Desde 1981 se realizaron las Marchas de la Resistencia , una serie de manifestaciones públicas anuales organizadas con el fin de reclamar por la vigencia de los derechos humanos. Las mismas constituyeron una enérgica reacción popular contra el Proceso de Reorganización Nacional, y su terrorismo de Estado.
En
1981, la primera Marcha de la Resistencia. Discutida, nadie quería poner la palabra "resistencia", estaba la dictadura, era temerario hablar de "resistencia" (...)Hicimos la primera Marcha; en la noche quedamos sólo setenta Madres, solitas. Acompañadas de los nuestros, de esos hijos que empezaron a habitar la Plaza desde el 30 de abril, y la habitan cada jueves y cada marcha. Al otro día vinieron la gente, los organismos, las organizaciones, a acompañarnos, y a las tres y media, como correspondía, la cerramos. Y hoy la Marcha de la Resistencia es esperada cada año y cada año es más fuerte y más linda para festejar.
En 1982 la junta militar reconquista las Islas Malvinas después de 149 años de ocupación británica, lo que distrajo la atencion de la crisis económica a este hecho.
En
1982, la guerra de las Malvinas y, entre medio, marchas, represión, cárcel, empezamos a visitar a los presos políticos en las cárceles. Un día, les llevamos cuarenta claveles rojos para que le dieran a sus madres el día antes del Día de la Madre. Y la guerra de las Malvinas donde las Madres tuvimos una posición muy dura: Rechazo a la guerra. "Las Malvinas son argentinas, los desparecidos también" dijimos en aquel momento, querían que fuéramos a tejer al Obelisco, rechazamos la guerra porque era otra muerte fabricada por los militares, infierno para un montón de pibes que fueron creyendo que salvaban a la patria, y que están olvidados, sin trabajo, tirados por ahí. Pero nosotras también los recordamos siempre, y los que murieron también están aquí.
En 1983 se anuncia el llamado a elecciones.
En
1983 empezamos a recorrer todos los partidos políticos con un documento. Los partidos que habían quedado en la heladera durante todo este tiempo se estaban preparando, venía la época en que habría elecciones, les pedíamos entrevistas y no nos daban. Habíamos hecho un documento muy duro a Alfonsín, porque le entregó la banda Bignone y Bignone era un asesino, un dictador, y sin embargo Alfonsín quiso que él le pusiera la banda presidencial.
Gobierno de Alfonsín
En la época de Alfonsín inventamos un montón de marchas. Las Madres siempre quisimos que la gente recordara las marchas que hacíamos. Cuando vino la época de la democracia, lo que tratamos por todos los medios es que las marchas tuvieran algo para que la gente las recordara, aquélla de las siluetas, que la gente siempre recuerda. ¿Qué les queríamos decir con eso? ¡Que nuestros hijos estaban ocupando de todas maneras las calles de la ciudad! Y miles de pañuelos con la frase "Cárcel a los genocidas".
Cuando lo fuimos a ver a Alfonsín por aquello que él había dicho, que había desaparecidos con vida, le fuimos a preguntar, entonces, adónde estaban, y nos dio una entrevista para el 24 de junio, a todas las Madres del país, fuimos una por cada filial, y cuatro de la Comisión. Alfonsín se habia ido, con el descaro que lo caracteriza, era el día de Gardel y se había ido al Colón a escuchar un concierto, nosotras le dijimos "claro, va al homenaje a Gardel porque está muerto y no le va a pedir nada".
Decidimos quedarnos, tomar la Casa de Gobierno, no fuimos violentas, dijimos "nos quedamos", mandamos a traer colchonetas, termos, comida, y nos quedamos en la casa de Gobierno. No sabían qué hacer con nosotros, el gobierno se decía democrático, sacarnos era difícil, les dimos asueto a los compañeros trabajadores de la Casa de Gobierno, le dijimos a los Granaderos que se fueran, dos jóvenes nuestros se pusieron en su lugar. Llegaron los periodistas y gente para acompañarnos, y al otro día nos tuvieron que atender.
Tuvieron que cambiar la entrada a la Casa de Gobierno porque las Madres dormimos ahí. Nos dimos el lujo de dormir en el suelo, pero en la Casa de Gobierno.
Durante este período, se separan las madres en dos grupos. El grupo mayoritario, integrado por las madres de Buenos Aires y del interior del país, se llamará la
Asociación de Madres de Plaza de Mayo, o simplemente Madres de Plaza de Mayo. El grupo escindido se llamará Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Hebe de Bonafini expresó en 2002:
El primer día que hablamos en la plaza, que no nos acordamos cuál fue, que fue una gran disputa con las [actuales]“fundadoras”, con las que se fueron. No querían[que se hablara], decían que era un
gallinero hablar en la plaza, o sea que fue muy combatido el tema de hablar en la Plaza y al principio un día cada Madre hablaba hasta que le tocó hablar a una que dijo que el hijo había desaparecido en la “querida escuelita mecánica de la armada”, porque el hijo era de la armada y nos horrorizó que en la Plaza pasara eso. Y bueno, fuimos modificando y después hablaron otras, y después dijeron que hable un poco cada una, y después habló uno que era de un partido político que se zarpó, y pasaron muchas cosas hasta que se decidió que hablara una Madre con la síntesis de lo que pasaba en la semana. Y así empezamos hace muchísimos años, muchos, muchos, no sé si en el ’84 o en el ’85 a hablar cada jueves de lo que pasaba en la semana y nos empezamos a turnar hasta que las Madres dijeron que había dos o tres Madres que lo sabían hacer más fuerte, o mejor, o más completo y quedó así marcado de que hablaba Porota, Beba y yo. Si estoy yo hablo casi siempre yo y si no habla Porota o Beba, también habla Juanita, algunas veces María Gutman, pero creo que la plaza tiene eso, un sabor y una responsabilidad.[4]
Cuando se abrieron elecciones para elegir en 1986 a la presidenta de la asociación, las actuales Línea Fundadora rechazaron que participaran madres de detenidos-desaparecidos de fuera de Buenos Aires, considerando que la asociación era sólo de Buenos Aires, con lo cual se retiraron de los comicios. Con respecto a las medidas reparatorias a las víctimas de la represión, Línea fundadora aceptó las compensaciones económicas del Estado Argentino durante la presidencia de Raúl Alfonsín, a quien las otras madres acusaban de interferir en los juicios y posteriormente de dictar las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.
En 1987 los comandantes de la
dictadura militar estaban presos, pero ya habían sido aprobadas la Ley de Obediencia Debida y el Punto Final, que liberaban de responsabilidad a todos los oficiales menores al cargo de Coronel.
En diciembre de 1987, el músico
Sting visita a las Madres de Plaza de Mayo en su Casa, la Casa de las Madres. la noche de su concierto del 11 de diciembre de 1987 ante 70 mil espectadores en el estadio de River Plate las invitó a subir al escenario. Ellas hicieron su ronda en escena, mientras sonaba "They dance alone", el tema que había sido inspirado por las Madres de desaparecidos chilenos de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. Muchos músicos argentinos sintieron alegría, envidia y vergüenza por no haberlo hecho antes ellos mismos. León Gieco dijo:
"Lo que yo me pregunté es que cómo era posible que nosotros no hubiésemos tenido el coraje de hacer algo con las Madres y por las Madres. Aquel tipo impecable, vestido como un
dandy, que no tenía nada que ganar acá nos dio una lección de actitud."[5]
A partir de ahí el ideario de los músicos argentinos de rock se fue poblando de relación con la lucha por los derechos humanos. Un año después de aquella noche de diciembre de 1987, Sting, Peter Gabriel, Bruce Springsteen acompañados de Charly García, León Gieco y Fito Paez actuaron otra vez en River como parte de la gira Human Rights Now! que organizaba Amnistía Internacional donde se siguieron haciendo homenajes a las madres. Esas intervenciones eran de las pocas que se multiplicaban en los medios masivos de comunicación durante la década de los años ochenta.
Gobierno de Menem
Al cumplir 20 años de su organización, conmemoraron el aniversario con un recital de rock nacional en la plaza de mayo, donde participaron
León Gieco, Bersuit Vergarabat, y más.
Una cosa que para mí fue muy impresionante fue el primer festival de rock que hicimos nosotras en la Plaza de Mayo. Conmocionante, 100.000 jóvenes gritando y esperando que uno le hable cuando yo creía que se iban a ir después que tocaran.
Tomaron la Catedral de Buenos Aires en tres ocasiones, y antes del tedeum del 25 de mayo, se hizo para reclamar "trabajo para todos"
(...) como no nos fuimos, vino el juez, y como no nos fuimos, vino la policía. Y como no nos fuimos, nos sacaron a los palos. Fuimos a parar todas al hospital, orgullosas de haber resistido tanto poder, de haber desnudado a todos los poderes: a los jueces, a la policía, a Menem, a los sirvientes de Menem.
En
1993 se organizó en París el primer encuentro de Madres que luchan de todo el mundo. Hubo mujeres serbias y yugoslavas que estaban en la guerra, mujeres de Brasil, Perú, Israel y Palestina y más. Hebe de Bonafini relata la sospecha entre la madre palestina y la madre israelí:
"la mujer palestina y la israelí, Etna Yan(...) no se querían mirar. Una estaba en una punta, la otra en el otro extremo. Empezamos ha hacer el documento Y Etna Yan se paró y habló en contra de la guerra que hace el gobierno israelí con[tra] los palestinos, cosas tan maravillosas, que la palestina se levantó y la abrazó. Creo que fue el momento más valioso.




Gobierno de De la Rúa


Gobierno de Kirchner


30 en el Aniversario de La Primera Ronda con la entonces senadora Cristina F. de Kirchner, 2007
El 26 de enero de 2006 la llamada "Marcha de la resistencia" dejó de realizarse por parte de Abuelas de Plaza de Mayo y de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo. Hebe de Bonafini afirmó que "ya no hay un enemigo en Casa de Gobierno". Otras agrupaciones de derechos humanos y partidos de izquierda no estuvieron de acuerdo y anunciaron nuevas marchas por la resistencia.[6] Por otro lado, los jueves de cada semana de todo el año, sin importar las condiciones climáticas, a las 15.30 horas las madres de la asociación de Madres de Plaza de Mayo lideradas entre otras por Hebe de Bonafini continúan realizando la marcha alrededor de la Pirámide de Mayo y a las 16.00 realizan una alocución desde el monumento a Belgrano donde opinan sobre la actualidad mundial, y nacional.
Teoría Política
Tomamos el Cabildo, para demostrar que no sólo los grandes señores españoles podían escribir en esas mesas los decretos, también las Madres.Nos metimos en el Cabildo y escribimos también, no es necesario romper para tomar los lugares. Tomamos también la Bolsa de Comercio, porque poco a poco intentaron que las Madres aceptáramos la muerte de los hijos, que estaban todos muertos, entonces hay que exhumarlos en los cementerios, para confirmar que están todos muertos, sin que nadie nos diga quién, cómo, cuándo y por qué.El plan económico tiene que ver con la desaparición
Los militares no lo hicieron solos. EE.UU. tuvo que ver con el apoyo, cuando nos decían "el plan económico tiene que ver con la desaparición", nosotras decíamos "qué tiene que ver un plan económico con el salir a matar a la gente". No entendíamos, al principio, y aprendimos que sí, que tiene que ver, que mató y mata y va a seguir matando. Y nos opusimos, y gritamos y peleamos. Cuando se hizo el juicio, muchos compañeros con máscaras, con máscaras sin rostro, llegaron al juicio, junto con las Madres, para gritar los nombres de más de cinco mil asesinos registrados por nosotras, tenemos el archivo más grande de Latinoamérica, tenemos pruebas para tirar al techo, lo que falta es decisión política, para poder limpiar. En
1986 nos empezamos a comprometer con los problemas sociales del país Por primera vez sentimos que la revolución crecía dentro nuestro, que nos sentíamos tan revolucionarias como nuestros hijos, que era otro momento, pero que crecía esto de la solidaridad, de estar al lado del que tiene problemas, de poner el cuerpo cuando se toma una fábrica, un periódico, una tierra. Y ahí, por primera vez, en una huelga de los estudiantes, frente a la Facultad de Medicina, nos empezamos a reconocer como revolucionarias y a hablar que nuestros hijos, en su mayoría, eran marxistas. ¡Amados y queridos hijos revolucionarios y guerrilleros, mis queridos y amados guerrilleros! Y fue muy difícil sacarle a la gente la idea de que nuestros hijos eran "terroristas", pasarlos de "terroristas" a revolucionarios. Porque esa fue la excusa que tuvo la sociedad, no sólo los militares, para quedarse tranquila, en su casa, "si son terroristas, que los maten, que los torturen, que los tiren vivos al río". "Si son terroristas, sus familias también son terroristas", y nos pintaron las casas y nos persiguieron y llenaron las ciudades de carteles denunciando a las Madres, a los hijos. Y nosotras, nada. Fuerza y Plaza y grito y carteles, y buscar más y más asesinos. Socializar la maternidadLe prometimos a los hijos que no los íbamos a abandonar, y no los hemos abandonado, les prometimos que no iba a haber un sólo militar que pudiera salir a la calle a poner un cartel o una foto.... y no han podido, llenamos la ciudad con las fotos de nuestros hijos, con sus hermosos rostros, con sus hermosos ojos, con sus sueños y con sus esperanzas ..sin nombres, porque las Madres, en un acto absolutamente revolucionario, socializamos la maternidad. Mientras todos decían "mi hijo no hizo nada, a mi hijo se lo llevaron por la novia, a mi hija se la llevaron porque tenía una amiga". Todos ponían una excusa, había pocos que querían reconocer que se lo habían llevado porque hacían algo, porque estaban comprometidos, porque amaban (aplausos, Hebe se emociona).Y qué quería decir socializar la maternidad: creo que es el acto más revolucionario que las Madres hicimos, además de ir a la Plaza. En un momento en donde todos hablaban de la reconciliación, de la paz social, del trabajo, de todas estas cosas que se hablan cuando se quiere que uno se quede tranquilo, de la tolerancia, cuando se hablaba de todo eso, nosotras socializábamos la maternidad. Y qué quiere decir esto: hacernos Madres de todos, sin elegir, desde el guerrillero que estuvo en el monte tucumano, al compañero revolucionario de la ciudad, al que alfabetizaba, a los curas que defendían y protegían a nuestros hijos y que también se los llevaron. A los pibes de la noche de los lápices, a los trabajadores, esos sindicalistas honestos, serios, grandiosos, que hacían sentir que el trabajo era lo mejor que nos podía pasar.Socializar la maternidad fue el hecho más fuerte de las Madres, y el compromiso político más firme.Y empezamos a llevar denuncias para cien, doscientos. Los jueces nos decían "¿y ustedes saben lo que están haciendo?" y nosotras respondíamos "claro", "pero no se puede", y "sí se puede, cómo que no". Esta acción, a cada Madre le llevó su tiempo. Ninguna Madre pudo evolucionar de un momento para otro. Había que sacar el nombre (de cada hijo) del pañuelo, dejar la foto que llevábamos en el pecho colgada, dejar de pensar en nuestro hijo para pensar en todos los hijos, porque todos, no importa de qué partido u organización, querían lo mismo: la liberación de la patria, querían trabajo para todos, salud, dignidad, educación y formación política. Y eran alegres, eran felices, trabajaban, nunca estaban cansados, estudiaban y tenían una militancia muy activa. Cada Madre tomó su tiempo, y poco a poco, todas nos sentimos orgullosas, grandes, por tener tantos hijos, por reivindicarlos, por decirle al mundo entero que es mentira que no hacían nada, que se los llevaron por estar en una libreta, que se lo llevó la novia… Se jugaron el todo por el todo... cuántas veces nos repitieron "no importa, mamá, cuánto tiempo uno viva, sino para qué y porqué uno está viviendo". Y es verdad, tenemos un orgullo inmenso (Hebe se emociona, aplausos) de tener estos hijos.
No a la muerte Entonces inventaron las cosas más siniestras: exhumar cuerpos en los cementerios y pasarlos por la televisión, a la hora de la comida, como un show, y nosotras dijimos "jamás el pañuelo blanco de las Madres va a estar unido a la muerte, jamás el pañuelo blanco va a estar en un cementerio", no le prohibimos a la madre que así lo desee, la madre que cree que es su hijo, rescatar el cuerpo, pero no con el pañuelo blanco.Y estamos en contra de los homenajes póstumos porque así se limpian los políticos, los que estuvieron de acuerdo con la dictadura, los que estuvieron de acuerdo con el lopezreguismo, porque desde esa época, durante el peronismo, empezaron las desapariciones, más de quinientas desapariciones. Iban a ver a las Madres, a cada una, en su casa. En Arquitectura había 145 jóvenes desaparecidos, y querían poner todos sus nombres en una pared.Nosotras nos opusimos. Mientras el homenaje no dijera cuán revolucionarios eran, por qué se los llevaron y por qué entregaron su vida, no aceptaremos ningún homenaje, porque lo único que se quiere es el olvido. Ciento cuarenta y cinco estudiantes de arquitectura desaparecidos y parece que se los llevaron por estudiar arquitectura. ¡No señores, falta lo principal, eran revolucionarios, se los llevaron por eso!Rechazamos los homenajes, las plaquetas, los monumentos. ¡Seguimos diciendo que nuestros hijos viven, cada vez con más fuerza!
Hubo otros momentos, tuvimos casa nueva, comprada por las mujeres holandesas, luego otra en Hipólito Yrigoyen 1442, y empezamos a crecer, nos regalaban cuadros, esculturas, cartas y miles de poemas y guardamos todo, desde el 30 de abril de 1977, todas las cartas que nos mandaron y mandamos; no existía internet, todo escrito a mano. Vinieron tiempos de mucho crecimiento; nos hicimos internacionalistas, empezamos a conocer el mundo. Habíamos ido a Europa por primera vez en 1978, luego en el ‘79 y en 1980. Queríamos también conocer Latinoamérica, ese calor, y por primera vez fuimos a Cuba en 1988, ese hermoso país tan increíble, con ese hombre maravilloso que es Fidel que nos enseña todos los días algo.
Y ya no paramos, vivimos quince días con los compañeros Sin Tierra de Brasil, ese movimiento tan maravilloso, el más grande, que toma las tierras y las hace producir, que demuestra que la tierra es del que la trabaja. Fuimos a Perú, cuando los compañeros del MRTA tomaron la embajada de Japón y fueron asesinados salvajemente.. Fuimos a la selva Lacandona; tres veces estuvimos con el Sub-Comandante Marcos y los Zapatistas nacidos aquel 1º de enero, cuando había tanta desesperanza, y nos despertamos con el sonido de las balas, cuando Marcos llegaba a San Cristóbal de las Casas. Fuimos a la guerra, estuvimos junto a las mujeres yugoslavas, que nunca fueron al refugio, que amaban su tierra; y luego estuvimos en Israel y en esa Palestina asediada, golpeada. Estuvimos en Irak, con el compañero Carlos Varea, vimos cómo era ese pueblo tan espoliado, ya se venía la idea de sacarles todo hasta la última gota de petróleo y de sangre. EE.UU., el país más terrorista de la tierra, y Bush, el asesino más grande, el criminal más grande que nadie se anima a destronar, a decirle lo que hay que decirle. Y todavía tiene amigos, países que los creen sus amigos. ¡Repudiamos, condenamos a todos los países que se hacen amigos de Bush, y del país más terrorista y más asesino del mundo, que invade, tortura, mata viola!
Las Madres y la educación Aprendimos todos los días. Nos decíamos, ¿y ahora qué más? La Plaza, las reuniones, los encuentros, Congresos, ver presidentes de todo el mundo, el Parlamento Europeo, la ONU, esta organización que no salva vidas, no sirve para nada, sólo para gastar millones de pesos y llegar con un camioncito y tarde a todas las guerras.
¿Y qué más? Un día hablando con unos jóvenes, dijimos qué lindo poner una Librería. Ayer cumplió cinco años el Café literario y Librería "Osvaldo Bayer", que fue el primer hijo que las Madres parimos con el tema de la educación. Allí, los primeros seminarios colmados de gente, y nos dijimos qué bárbaro, cuánta gente viene, que quiere discutir. Entonces, hablando, nos decidimos, nos animamos y el 6 de abril de 2000, abrimos la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo. La Librería, el Café Literario, la Biblioteca, la Imprenta confirman que esto que hacemos, no lo hacemos solas. La Universidad no es una casualidad; tiene que ver con el proyecto de las Madres y con los profesores que creen en el proyecto, que no cobran sueldo, vienen por amor a la causa, comprometidos desde el primer día.
La Universidad es combativa, revolucionaria, y es ilegal: cuando la abrimos dijimos cómo vamos a pedirles a los fascistas que nos autoricen la universidad. Nosotras tenemos derecho de abrirla, por qué no. Y alumnos y profesores creyeron en el proyecto. Empezamos con doscientos alumnos y cinco carreras y hoy tenemos once carreras, seminarios, clases abiertas y dos mil alumnos que nos llenan de orgullo. Cuando estuve en Asturias, coincidí con unos chicos que estudian periodismo de investigación en nuestra universidad, e hicieron una película que fue premiada. Cuando los escuchaba hablar yo me dije "no precisamos nada que presente la Universidad, ni un papel, ni un afiche, ellos contando lo que aprenden en nuestras aulas lo están haciendo".
Nunca un revolucionario es terrorista Hacemos esto porque hemos recibido mucho amor y solidaridad. No es fácil hablar de revolución. Los medios han hecho tanto para unir revolución, guerrillero y revolucionario con terrorismo, para quitarnos la palabra revolución de la cabeza. ¡Nunca un revolucionario es terrorista, jamás quien da su vida por el otro es terrorista! ¡Da la vida por amor! ¡Con un amor inmenso!A nosotras hoy, no nos preocupan tanto los juicios. Estamos viviendo un nuevo momento político, un nuevo Presidente, que nos asombra muchas veces con lo que hace, en otros aspectos tenemos diferencias, pero bueno, es un momento diferente que tenemos que reconocer.Pero hablar de revolución es como hablar de amor. Estoy enamorada, apasionadamente enamorada de lo que hago; creo que la lucha nunca tiene que verse como sacrificio, luchar, trabajar, decidir, hacer, hablar, es parte de la vida, es como quien se lava la cara y desayuna. Todas las mañanas me baño con los ojos de mis queridos hijos, con el agua calentita de un té, y en cada trago me va diciendo: el otro soy yo, el otro soy yo, ¡el otro soy yo! Que la vida vale solamente si uno la pone al servicio del otro, de nada vale que nos pasemos horas sentados en un café hablando de lo que no hacemos, o de lo que debemos o tenemos que hacer, si no somos capaces de hacer verdaderamente.
Y si alguna virtud tenemos las Madres es que todos los días desde aquel 30 de abril de 1977, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, todos los días luchamos, ni un solo día descansamos, ni un solo día nos quedamos calladas, ni un solo día dejamos de hacer algo. A la hora que sea somos vamos a una comisaría a sacar un pibe, no importa en qué lugar, a la hora que sea si hay alguien que lo necesita allí estamos. Si hay alguien que toma una tierra para instalar sus pobres casas que a veces son dos chapas, y después que con tanto sacrificio lo hacen viene la policía y les pega y los echa, entonces nos llaman y vamos, a la hora que sea. Porque nuestros hijos que nos dejaron este legado, ellos nos enseñaron que la solidaridad tiene que ver con lo que uno da. No es que uno tiene que dar una bolsa de ropa que nos sobra, no, hay que dar la mejor comida, la mejor cama y lo mejor que tenemos que es la vida. Poner la vida y el cuerpo al servicio del otro. Eso es la revolución, no es salir a tirar tiros por la calle, ¡qué esperanza! La revolución es cuando uno se transforma, primero uno, no hay revolución sin hombres nuevos, sin hombres que se puedan transformar, no importa cuántos años tenga uno, es mentira que hay que empezar de jovencito, no, mi transformación comenzó cuando tenía 49 años, cuando desapareció mi hijo mayor, ahí me convertí en otra persona. Me convertí en otra persona, en otra mujer, en otra madre. Porque las madres de nuestra época siempre estuvieron ligadas al sacrificio, a crear los hijos limpiar la casa y tenerla prolija, toda lustrada, cuidar al marido, no a la revolución, a la madre revolucionaria, comprometida con la política. No, la mujer no tenía que hacer política en esa época, de política hablaban los hombres, las mujeres de la cocina y de los hijos.
La revolución también es una madre No dejé de ser ama de casa, no reniego de eso, me encanta, me encanta cocinar, me encanta baldear, me encanta tener plantas, pero le dimos las Madres otro carácter a la palabra madre. La revolución también es una Madre. Una Madre de la libertad. La tierra también se dice que es nuestra Madre porque nos alimenta, nos da todo sin pedirnos nada. Y las Madres le dimos otro carácter a la palabra madre. Que limpia, que hace, que también es fastidiosa como todas las madres: "abrigate, no salgas, no te mojes", hacemos lo que hacen todas las madres. Pero resulta que tenemos las venas cargadas de revolución. Cargadas de ganas, de liberación. No sé si lo veremos o no, no lo sé. Nuevas cosas están pasando en Latinoamérica. Trabajamos y luchamos y queremos la unidad latinoamericana, por eso vamos mucho a Venezuela, queremos mucho a Cuba, ahora ojalá que en Uruguay también soplen vientos nuevos.
Queríamos las Madres hacer esta charla para contarles, porque como se dicen tantas cosas de las Madres. Algunos creen que somos la mujer maravilla, nada de eso; otros creen que somos malas, gritonas, y las Madres somos como cualquier madre, la madre que cuida, que protege, que ama, que se preocupa, del hijo que es la revolución, de la revolución que es el hijo. Eso somos las Madres. Aprender. Esta Universidad, estos libros que estamos editando ahora, ustedes vieron qué hermosos que son, fueron al stand de las Madres a verlos, yo no sé si los miro con ojos de madre, porque viste que las madres a los hijos los vemos los más lindos, los más sanitos, los mejores, bueno, con esto pasa lo mismo. A la Universidad vengan a verla, Hipólito Yrigoyen 1584, vengan a visitar la Casa de las Madres. La Casa de las Madres también está llena de alegría, de cuadros, de fotos, de plantas. Le ponemos amor a la vida y vida a la muerte, que no es cosa fácil. Somos revolucionarias en todos los sentidos. Abrir una Universidad sin pedirle permiso a nadie, no hay mucha gente que se le ocurra. Que además funcione, que tengamos convenios con otras universidades. Y, ¿saben quién vino a inaugurarla?: el rector de la Universidad de Salamanca, de la universidad más antigua, porque somos corajudas y lo invitamos, y vino y nos dijo: "A mi universidad la abrieron los reyes y esta la están abriendo las reinas".
Los martes y los jueves tenemos clases abiertas, de las luchas obreras y están las cátedras bolivarianas. La lucha es toda la vida, todos los años, todos los sueños No dejamos ninguna herencia. Todo lo que tenemos es patrimonio de la humanidad, lo que estamos haciendo es sembrar trigo, para que nazca trigo. Entre el trigo a veces hay maleza, la sacaremos, las Madres tenemos buena zapa para sacarla. Lo mejor que queremos saber, pensar, soñar, es aquello que quisieron nuestros hijos y queremos nosotras y que quieren muchísimos de ustedes, vaya floreciendo de a poco y con fuerza, no importa cuántos años pasen, la lucha es eso, toda la vida, todos los años, todos los sueños.
"La única lucha que se pierde es la que se abandona", eso decimos siempre, "Ni un paso atrás", decimos siempre. El amor no nos tiene que abandonar. La sonrisa, el cariño, el preguntarle al otro qué te pasa, cómo te sentís, qué tenés. Nadie puede hacerse revolucionario si no cambió, si no se transformó. Nuestros hijos no son sólo los que nos faltan, son también los que nos fueron naciendo después, muchos de ustedes o todos los que quieran.
Vivir como uno dice, no es nada fácil, pero se puede. Pero además se debe, es una obligación. Dejar tantas cosas individuales, dejar de lado todo lo que se pueda: la televisión, que es peor que Bush, pudre más la cabeza, mucho más, y de una manera muy sutil que la gente no se da cuenta. La Universidad es para la formación política de la juventud, en la disciplina que elijan tienen que saber de política. Tienen que saber qué es la lucha de clases, qué les pasa a la gente y al pueblo. Apoyamos a los piqueteros, las fábricas ocupadas en producción que es una cosa nueva en el mundo, nos parece una genialidad. En fin, hacemos muchas cosas, estamos preparando el Tercer Congreso de Salud Mental y Derechos Humanos ahora en noviembre, y para el 2006 vamos a hacer un Congreso Internacional de Juventudes Políticas no organizadas, a las que están todos invitados para discutir, para ver si sacamos una nueva forma de ver política, una nueva manera de hacer política. Porque la política no es mierda, los hombres la convierten en eso, pero nosotras sabemos que la política es la mejor acción del hombre, es la que nos libera. Eso es lo que pretendemos de nuestros estudiantes, no queremos ver más niños comiendo basura por la calle, no me lo banco, no lo tolero, no duermo. No quiero ver los pibes que están esperando que se los lleven para prostituirlos, no quiero ver pibes haciendo monigotadas delante de los coches y que los echamos, si limpian los vidrios los echamos y si salen a robar los metemos presos.
Mas policías en la calle no es más seguridad, es más mierda, más represión, más basura (aplausos). Hay que enterrar el cuchillo en las provincias dónde sea necesario, operar al máximo y hay varias provincias, ya Santiago del Estero está intervenida, ahora en San Luis han reprimido a los maestros: una cosa terrible, y después tendrá que ser la provincia de Buenos Aires. Duhalde, Ruckauf, Solá son mafia pura, el Presidente no puede gobernar con esa gente.
Ahí estamos las Madres, peleando. No aceptamos ningún cargo político, pero hacemos política. No somos un organismo de Derechos Humanos ni una ONG, somos una organización política, sin partido. La vida vale vida. y el otro soy yo, el otro soy yo, el otro soy yo
Relaciones
Unidas por la desgracia, las Madres se convirtieron en un grupo de activistas en defensa de los derechos humanos. Aseguran que nacieron por sus hijos, dado que por ellos alcanzaron la conciencia política de la lucha social, y que son las madres de todas las víctimas de la represión en Argentina y según expresiones suyas, "de todos los que luchan por la igualdad social en el país y en el mundo". La manifestación de las Madres fue una de las primeras manifestaciones públicas contra la dictadura. Su distintivo es el pañuelo blanco sobre la cabeza, representando a los que anteriormente habían servido como pañales de sus hijos desaparecidos.
La organización está históricamente relacionada con las
Abuelas de Plaza de Mayo, cuyo objetivo es recuperar la identidad de los cientos de niños que fueron secuestrados por las autoridades militares durante la dictadura, y con la asociación HIJOS, formada por los hijos de los detenidos desaparecidos que desean continuar la lucha de sus padres y sus abuelas.
Organización
El mundo nos premió, hay calles y plazas que llevan nuestro nombre, premios Sakarof, UNESCO, el premio de la libertad, de la educación; más grandes y más chicos, de pequeñas escuelas, radios, todo lo recibimos en nombre de nuestros hijos, no hay nada que sea para nosotras, nosotras somos un pequeño lugarcito, tal vez más pequeño que el útero, que recibe todo en nombre de ellos. Y hoy, también, en nombre de nuestras compañeras que no están, no sólo de las que fueron secuestradas, sino de muchas que han ido muriendo y cuyas cenizas están en la Plaza.Porque cuando no estemos más, vamos a seguir estando ahí, en la Plaza, naceremos por las hojitas, por las florcitas, por los árboles, por los pajaritos, vamos a estar.
somos felices con lo que hacemos. Sí, tenemos entre 75 y 91 años, estamos aquí, ustedes nos ven (aplausos).
No faltamos un día a la Casa, no faltamos a la Plaza, y tenemos una reunión de Comisión por semana.


Filiales del Interior
Y en este andar, cuando empezamos a recibir, en esos tiempos tan difíciles, compañeras que venían de otros provincias, que estaban algunas organizadas en la iglesias y otras no, empezaron a organizarse como filiales de Madres, en los lugares donde también había habido muchas desapariciones. Hay filiales que están aquí presentes: compañeras de
Mar del Plata, de Ayacucho, una compañera de La Rioja, un lugar difícilísimo, donde a veces sólo dos compañeras marchaban en la Plaza, en el lugar donde estaba Menem. Es increíble el esfuerzo que han hecho estas Madres en cada provincia. Tenemos encuentros anuales, uno o dos, según podemos, con todas las Madres para decidir, tomamos muchas decisiones, a veces, muy criticadas por la sociedad porque las Madres somos muy radicalizadas.